sábado, 2 de septiembre de 2017

JOHN LENON EN LA HABANA.
Yo había estado en Cuba los años 1978-79  Después de mucho tiempo volvía lleno de curiosidad y alegría a encontrarme con el pueblo cubano que admiro por su tenacidad, dignidad y consecuencia. Fue un viaje no programado que realice gracias a la invitación de un amigo. Serian siete días intensos de calor, gratas vivencias y caminatas incansables por los puntos mas importantes de la ciudad. Disfrutamos la  buena comida y los Mojitos conversados en la barra de "La cocinita" Así, recorriendo el malecón llegamos  a los puntos mas distantes caminando los 8 km de esa histórica avenida. Cuando ya quedaba un dia para partir de vuelta vía Lima a Santiago de Chile, nuestra amiga Eva nos pregunta si habíamos visitado la plaza donde estaba John Lenon. La verdad que no, dijimos. Así, caminando los tres por bellas calles de antiguas edificaciones y nobles arboledas llegamos a la plaza. Eva mientras caminábamos nos contó algo de la historia de la escultura que veríamos. Se dice, si bien recuerdo,  que ese John Lenon fue un regalo  de Yokoono  a la ciudad de la Habana. Llego a esa plaza en fecha no determinada y originalmente John venia con unos lentes de marcos redondos como lo conocimos en muchas fotografias. No duro mucho antes que desaparecieran los lentes de la estatua, cuando alguien quizo llevarse el caro recuerdo. No se sabe bien como fue el asunto pero no tardaron mucho en reponer los lentes y esta vez se preocuparon de tener más vigilancia. La verdad que esta segunda vez en un descuido del cuidador volvió a desaparecer tan apreciado objeto...La Habana es una ciudad muy segura y amable pero en todas partes dicen  que se cuecen habas.
Nuestra buena amiga Eva Martínez Serrano termino de relatar la historia de los lentes de John Lenon mientras llegábamos a la plaza caminando. Con Jorge Rojas habíamos tomado fotos de todos los lugares visitados, pero estas fotos con la escultura de Lenon serian una despedida simpática e inesperada a la Habana. Cuando nos acercamos a la escultura, Lenon nos esperaba sentado con gran realismo, sin sus gafas y para sorpresa nuestra, una señora negra simpática, al ver nuestra intención de fotografiarnos se acerco a Lenon poniéndole las gafas. No sin antes manifestar muy seria que eran originales Rai van y muy caros.  Una vez sacadas las fotos volvió a guardar las gafas hasta que llego otro grupo de turistas y repitió la operación por la cual era retribuida con un reconocimiento monetario por su delicada labor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ELECCIONES.

Quien se confunda con izquierda y derecha, basta que busque a uno que sea honrado y honesto. Será mucho pedir.?