miércoles, 15 de octubre de 2014

Anecdota para mi libro "El testamento"

Aleksandar Podunavac Milic Querido hermano Georg, una anegdota que bien vale la pena contarla, cuenta mi madre, que cuando pasaron por Panamá, tu padre y el mío, compraron una concha de plátanos, es decir una rama de banano de un metro de largo llena de,..plátanos y la colgaron en el camarote del barco y que al quedar solo, como era novedad y dulce,comiste tantos plátanos que te enfermaste, cuando volvieron al camarote, estabas cagado hasta el cuello, vómitos repartidos generosamente y con un faltante importante de plátano en la concha.Tenías cinco años, por tanto creo que esto no lo sabías. Saludos hermano querido y ,....cagón jajajajajajajajaj

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Don Quijote.

"Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemig...