sábado, 1 de abril de 2017

GIULIANA.

crónica de Giuliana. de Georg Jovanovic Semikos, el jueves, 26 de Julio de 2012 a la(s) 14:59 · Una tarde hace mas o menos 10 años, rodeado de cerros y silenciosa inspiración, regaba mis rosas como todos los días. Mientras rociaba el agua refrescante y observaba el colorido de las plantas, meditaba y venían a mi los recuerdos...Quien no tuvo un gran amor imposible en su vida? o el gran amor de juventud? Ese que uno mas sublima, que parece inalcanzable y que se pierde en el tiempo?. Caminando la huella del destino, uno se casa y tiene hijos, pasan los años, pero siempre viene a la memoria los rasgos de ella, y los momentos que con esa mujer, el amor imposible, en algún momento viviste. Pensando en Giuliana me pregunté, que habrá sido de su vida pasado tantos años? Y si tomaba un bolso, me subía al auto y partía al sur de Chile.? Por que no? eran siete horas de viaje en auto, mas o menos...Así lo hice.. Ya en el camino mirando la ruta y sus paisajes, pensaba en los años que habían pasado. 30 mas o menos? el camino después de tanto tiempo me resultaba extraño..Muchas veces viajé al sur, había salido poco tiempo antes del colegio y era mi primer trabajo en el departamento de acciones bursátiles de celulosa Cholguan. Así, con Aureliano mi jefe y su señora, siempre viajábamos y recorríamos el sur, hasta que un día llegué al hotel turismo de la familia de Giuliana. Ella y su familia eran de la región de Lombardía, Italia. Habían llegado hacia unos años después de la guerra como emigrantes al sur de Chile, ahí construyeron un aserradero y un hotel turismo donde trabajaba casi toda la familia, un hotel muy acogedor con buena calefacción y excelente comida. Era para quedar pegado en esos días lluviosos del sur de chile y no moverse de ahí por unos meses...Así fué como conocí a Giuliana. Era una rubia delgada de pelo largo y ojos celestes, atendía los comedores, la recepción y cuando había poco movimiento en la tarde la veía leyendo un libro. Nos fuimos haciendo amigos. En la noche después de la cena nos juntábamos con su hermana y el novio de esta a tomar un Martini seco y jugar canasta. No se como y de repente, fuimos pololos. Ella era mayor dos o tres años y eso a esa edad de 18 años se nota...Un día me dijo que me tejería un pulover y se puso mano a la obra como una experta. Mientras avanzaba su obra y pololeábamos en las tardes, nos fuimos enamorando, así una noche me fué a visitar mi habitación, fué un rato de dos inexpertos que se amaban pero no consumaron ese amor...Giuliana acudía dos veces por semana a cursos de Ingles, y el día siguiente de nuestro encuentro nocturno, era uno de esos días de clases. Se fué y no tardaría mucho tiempo que el padre de Giuliana me llamara a la recepción preguntándome que era lo que yo pretendía, me pidió dejara el hotel ese mismo día. Dejé el hotel y fui a esperar que llegara Giuliana al paradero del bus...Cuando bajó me miró, nos abrazamos. Nos pusimos a llorar sin hablarnos...Eramos jóvenes niños en realidad. No sé porque esa reacción pero ella no sabía que yo me marchaba en un rato mas a Santiago. En mi familia no podría esperar ningún apoyo, ni hablar siquiera el tema. Giuliana con algún pretexto viajó un día a Santiago y me visitó, recuerdo que fuimos al estreno de Sorba el griego. Ella era en esa época candidata a un papel para un film y competía con su foto en la revista Ecran. Eso sirvió de pretexto para viajar a Santiago. Fue un encuentro fugaz y no nos volvimos a ver hasta mucho tiempo después, tal vez años. Giuliana se fué a estudiar y practicar hotelería a USA. y yo, sin que ella sospechara nunca, tomaría un camino de rebeldía que me llevaría por distintas partes del mundo, me casaría y tendría hijos. El destino caprichoso y juguetón quiso que un día se cruzaran nuestros caminos y eso fué en Santiago, antes del golpe militar. Yo trabajaba en Radio emisora Música ambiental como radio controlador y ella se topó un día conmigo en el hotel. Había llegado de USA y encontrado trabajo en el Carrera Hilton.Tenia novio y no me quedó mas que conformarme y mirarla de vez en cuando, de lejos. Vino el golpe y yo un día salí de Chile a la patria que no conocía, donde había nacido, Austria. Bueno, esos eran mis recuerdos mientras corría en el auto los kilómetros que me separaban de Giuliana. Junto con los recuerdos vino la reflexión y el temor. Que estoy haciendo? pero si después de tantos años Giuliana debe estar casada, debe tener hijos y tal vez sea abuela...Que hago yo en semejante aventura? Estuve a punto de regresar a mitad de camino y no seguir. Mis sentimientos fueron mas fuertes y de noche llegué al hotel. Que nervio..como antes, me abrió un nochero y entregó la habitación. Mañana al desayuno vería que se hace. Así fué que después de una noche inquieta, me vi sentado en el comedor tomando café. Giuliana ni su familia se veían. No me quedó mas que preguntar por ellos al garzón que atendía la mesa. Ahí me enteré que el hotel había sido arrendado a nuevos concesionarios y que la Sra Giuliana parece vivía en Sidney donde se había ido a recidir ya hacia muchos años. Dí por terminada mi aventura y entre triste y aliviado, tomé camino de regreso a mis cerros de Angostura. Un día del año 2008 despertaba como todos los días y mi primer saludo era para el cerro Challay, que siempre fiel vigilaba mi sueño y mostraba como se presentaría el día, lluvioso o despejado...Como de costumbre cebé mi mate amargo mañanero y después de regar las flores me fui al not book, ahí tenia ya mis primeras amigas y amigos de FB. Me acompañaron hasta tarde en la noche y eran una linda compañía en esas soledades de mi elección. Ese día como en muchas otras ocasiones puse el nombre de Giuliana en FB. con la esperanza que apareciera. Nunca me dio resultados pero ese día apareció Giuliana con su apellido. Dio un respingo el corazón...Nervioso le mandé un mensaje sin siquiera esperar que me respondiera, pero debía desahogar mis sentimientos y decirle, antes que fuera mas tarde que había sido el gran amor de mi vida.... Pasado un par de días abri el FB. Un mensaje. Decía que había tenido suerte, estaba de visita en Chile y en unas semanas volvía a SIdney, antes de partir le gustaría nos viéramos. Podía viajar a la ciudad y nos veríamos en el hotel. Lo habían modernizado y retomado su administración... Una sobrina le había abierto un perfil en FB. Nunca pensó que nos podríamos reencontrar un día... En un par de días partí esta vez en bus a la ciudad surenia. Llegué al medio día y tomé un taxí hasta el Hotel...Recibí mi habitación y pregunté por Giuliana. Me digeron que estaba en los comedores, que nervios...pasé al comedor, ahí con un vestido negro floreado de corte oriental estaba Giuliana. Una dama con una hermosa sonrisa...Nos saludamos, observandonos cada centímetro, como si fuera posible medir la obra del tiempo en el ser humano sin escarbar en su conciencia. Nos sentamos en una sala privada y con un Martini seco nos contamos una sinópsis de lo que habían sido nuestras vidas en todos esos anios sin vernos. Fué ahí que supe de su matrimónio fallido y de la hija que la esparaba en Nueva York, sus dos nietos y el cancer que la consumía. Lo que sentí o sentimos esa tarde no lo puedo relatar. Eso lo puede hacer un escritor consumado, solo decir que fueron muchos sentimientos encontrados y un gran desahogo poder decirnos cosas que estuvieron en la caja fuerte de nuestra vidas por mucho tiempo...Gracias al destino y su generocidad de habernos dado esa oportunidad. Pasados un par de días dejé a Giuliana con la promesa de que me iría a visitar unos días a Angostura. Ese día llegó y ahí apareció Giuliana..Fueron dias hermosos. Ella que nunca habia subido a una moto, le puse un casco y nos dedicamos a recorrer toda la geografía de la zona.... Llegó el día de la despedida, su viaje a Sidney era cosa de horas...Fuí al aeropuerto, me ofreció su departamento para que fuera a Sidney. Quién sabe? podriamos hacerle una finta al destino y acompaniarnos el último tramo en esta vida...El destino nos dió un recreo, nos mostró que nuestros caminos se cruzaron para decirnos lo que guardábamos y un adiós hasta siempre, que nos debíamos. GIULIANA viajó a Sidney donde vivía y yo a Viena donde tenía mi departamento y familia. Ella en Sidney y yo en Viena entraríamos a revisiones médicas y un día me envía una carta donde me dice la la cosa en su caso era seria y sería bueno que viajará. Yo con mis exámenes no tome la información tan en serio. Mientras me operé con resultados positivos un día fatal me llego la noticia que GIULIANA había fallecido. Sus restos fueron llevados a Parral, un pueblo del sur de Chile donde acompañan los de sus padres que allí yacen. Un sueño que me acompañó en volcanes, desiertos y mares se despedía definitivamente. Mis ojos ven el mundo agradecido de esa bella oportunidad que me dio la vida. Me despedí de mi gran sueño de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lacras sistemicas.

La masificación de la delincuencia y la inmigración son factores estructurales del sistema neo liberal.