miércoles, 22 de junio de 2016

SOBRE LA TERCERA GUERRA MUNDIAL.


En realidad la guerra es actual y permanente. Muchas veces confundimos la tercera guerra mundial con el lanzamiento de las bombas atómicas o el Apocalipsis...la guerra hoy en día esta localizada en las distintas regiones del globo, con diferentes modalidades e intensidades. Pasa que muchos creemos en la guerra cuando nos cae el techo encima o nos explota la bomba en la ventana. Si le pasa a otros y no me toca a mí, eso para mucho aún no es guerra...Hoy las guerras que se combaten son las llamadas HIBRIDAS o ASIMETRICAS con distintas intensidades. Son  una constante en todas las regiones del mundo...Tendemos a pensar en la tercera guerra mundial como el enfrentamiento final y total, donde nos haremos cenizas, pero eso sucederá si hay errores de cálculo de algunos imbéciles que nos gobiernan. Mientras tanto el mundo y sus centros de poder están enfrentados por el dominio geo estratégico del mundo, el control de sus riquezas, materias primas y cuotas del poder mundial. Se disputan centralmente dos modelos de conducción mundial. Un modelo de gobierno central con un poder uní polar, donde la oligarquía financiera dicta las normas de cómo se gobierna y explotan los recursos del mundo y a quién y en que cuotas se beneficia. El otro modelo que se contrapone es multi polar, respeta distintos modelos de desarrollo y divide los recursos como el poder, entendiendo que los países tienen desarrollos desiguales y características culturales que hacen  un todo multicultural, con poderes multi polares. O sea, los que dicen: la guerra empezó hace mucho, entre los que me encuentro, tenemos razón, solo que las modalidades de los enfrentamientos son distintos...La guerra fría dio paso a las guerras HIBRIDAS, ASIMETRICAS con distintas intensidades y no a un periodo de paz como algunos creen...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Don Quijote.

"Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemig...